Cuentos y notas

Cuentos y notas
En los de Rafael Delgado se nota ó descubre la influencia de los de Alfonso Daudet, maestro en el género, como lo fué también en la que podríamos llamar la alta, la gran novela. Bien sabido es que Daudet, antes de elevarse á las superiores esferas en que llegó á ser un astro de primera magnitud, fué un cuentista delicioso, y que las «Cartas de mi molino», las «Cartas á un ausente» y los «Cuentos del lunes» forman, por decirlo así, el hermoso pórtico del templo de su gloria literaria, y todos saben también que su habilidad para cincelar pequeñas obras maestras, como dijo Zola al estudiarle, preocupó á sus amigos cuando intentó ensanchar el espacio en que su espíritu se había cernido, es decir, en su ascensión del cuento á la novela. Aquella preocupación desvanecióse bien pronto; el amable provenzal demostró que en sus cuentos había ejercitado sus fuerzas como previa preparación para acometer empresas de largo aliento. Así Rafael Delgado —en cuyos «Cuentos» se nota, como acabamos de apuntar, la influencia de la provechosa lectura de los de Daudet— ensayó sus fuerzas, ejercitó sus facultades en páginas que fueron feliz augurio de más duradera gloria que la que alcanza el autor de simples cuentecillos sin trascendencia moral ni literaria. Son en su mayor parte bocetos de novela; pero bocetos primorosos, como aquellos que los pintores no llegan á trasladar á lienzos de grandes proporciones y que, sin embargo, por la maestría con que han sido trazados, por la brillantes de su colorido, por la pureza de sus líneas, por la expresión de sus figuras, se hacen dignos de figurar en una galería artística, y con efecto, figuran en ella a las veces, ó cuando menos entre los ejemplares predilectos de los «amateurs» que saben descubrir y admirar las excelencias de las obras aún inconclusas. El vulgo y los que sin formar parte de él no tienen sin embargo el ojo experimentado ni la intuición reveladora de la belleza estética, no pueden darse cuenta de lo que significa en las esferas del arte literario una narración episódica, brevísima, á grandes rasgos, y que versa sobre un asunto que, á lo que creen, sólo pudo ocupar al autor que le dió importancia sin merecerla. No así los que poseen la facultad de leer entre líneas, y á quienes basta que se les inicie un pensamiento para darle todo el desenvolvimiento de que es susceptible. Para éstos, no pasan inadvertidas la galanura del lenguaje, la verdad de las descripciones, la intención, la moral del cuento, ó sea la enseñanza que sin dogmatismos ni imposiciones encierra dentro de sus estrechos límites. En las páginas de esté libro encontrarán sus lectores suficientemente demostrada la justicia de las observaciones que de apuntar acabo respecto al género literario que desde tan diversos puntos puede ser estudiado, que tan varios aspectos reviste, que tan distintas ideas informan y en el que, por su misma complejidad que tanto le asimila con la novela, están comprendidos los múltiples asuntos que la vida humana y el modo de ser de las sociedades ofrecen al escritor para ejercitar sus facultades; ya le conduzcan éstas á la atenta observación y fiel traslado de la naturaleza, ó al análisis psicológico, bien el idilio enternecedor ó á la sátira fina y punzante. No son naderías, ni baladís, ni insignificantes chascarrillos los cuentos, por breves y ligeros que sean, debidos á plumas expertas como la de Rafael Delgado. En aquel que menores atractivos parezca tener, siempre se hallará la forma exquisita, el sabor delicioso de una prosa castiza y los chispazos del ingenio.
Dejar un Comentario

You must be logged in to post a comment.

36507

Libros en nuestra Biblioteca


Autores
Generos
Series
· A · B · C · D · E · F · G · H · I · J · K · L · M · N · O · P · Q · R · S · T · U · V · W · X · Y · Z ·
Estamos enviando el reporte, aguarda un momento.
Hemos recibido el reporte
Intenta descargarlo nuevamente dentro de unas horas

Gracias por tu colaboracion
Debes esperar un momento para poder enviar otro reporte.